Visita a la fábrica de yogures La Fageda

En nuestra visita a la volcánica comarca de La Garrotxa, pudimos disfrutar de una excursión diferente y una sorpresa realmente agradable. La fageda es una marca de yougures catalanes, y lo único que conocía sobre la misma antes de esta visita es que son yogures muy buenos y un poco más caros de los habituales -Danone o Nestlé-.

Pues bien, después de llamar a su teléfono de atención al cliente (902 118 150), pudimos convenir una cita para la visita de la fábrica. Llegamos a la hora convenida, y el inicio no pudo ser mejor. Tal como indica su nombre, las instalaciones están dentro del bosque de La fageda d’en Jordà, en pleno parque natural, y el camino asfaltado que te lleva hasta allí es realmente increíble.

Después hicimos la visita, donde pudimos visitar las vaquerizas, las salas de ordeñar y finalmente la zona de envasado, aunque todo estaba muy tranquilo al ser un día festivo. Lo más divertido fue ver las vaquitas recién nacidas, sobretodo para los niños.

Al final de la visita nos dieron gratuitamente un yogur a elegir en toda su gama y pudimos ver un vídeo donde explicaban el origen de la empresa, que tiene como objetivo último dar trabajo a disminuidos psíquicos. Me impresionó ver que realmente hay empresas con alma y que los objetivos son bastante diferentes a las empresas clásicas. Podéis leer más sobre esta bonita historia aquí.

Recomiendo esta excursión a todo el mundo pero especialmente a familias con niños y acabo este post con un iogurt natural azucarado.. ummmmmmmm!!

Entradas relacionadas:

Venecia, Venecia y Venecia

Que ciudad mas increíble!! La verdad es que no me la imaginaba así. Me la imaginaba mas pequeña, pero Venecia no es pequeña. Dar una vuelta a pie por Venecia puede llevarte el día entero. Miles de pequeñas callejuelas intrincadas entre canales. Después te encuentras con iglesias, cada una mas impresionante que la anterior. Y cada iglesia tiene su campo, una pequeña plaza que aglutina la vida de barrio. Unos pocos metros cuadrados libres de agua para que los niños puedan jugar.

Después están los palacios, que son preciosos y que tienen su fachada principal en el agua, porque en Venecia los caminos son de agua y las calles son los canales. Cada barrio tiene su personalidad, y personalmente me gustaron mas todos aquellos que estaba alejados de San Marco y Rialto, demasiado cargados de turistas. Alguna vez Meriem me pregunto si nos habíamos equivocado, porque estuvimos casi mediodía andando solos entre palacios y iglesias pero sin un solo turista.

Venecia es un prodigio y espero que lo podamos disfrutar muchos mas años. Espero que os gusten las fotos y los que todavía no conocen esta ciudad se animen a visitarla pronto.

Entradas relacionadas:

Un poco de camping

Meriem y yo estuvimos en junio en Egipto, y después de aquello, hemos estado en Barcelona todo el verano. No veas lo divertido que es ver todo el mundo como se va de vacaciones mientras tu estas trabajando.. Para remediarlo un poco, este fin de semana salimos de camping con unos amigos. El camping esta situado en pleno parque natural de los “aiguamolls de l’empordà” (y al lado de la playa of course!). Y la verdad es que el paseo que dimos por el parque nos sorprendio (algunos incluso llegaron a ver un ciervo).

Aquí os pongo algunas fotos de la salida (incluida una de mi nueva tienda de campaña).

Entradas relacionadas:

Un cuadro con historia

En nuestro último viaje a Marruecos fuimos a Fez, la que quizás sea la ciudad más tradicional del país norteafricano. Pasamos un par de días paseando por sus callecillas y en un rincón encontramos unos cuantos cuadros que nos gustaron. Nos hicieron pasar a la galería, una antigua y destartalada casa típica de Fez, con un patio interior lleno de cuadros y láminas.

El vendedor, que era muy lenguaraz, nos enseñó todos los lienzos que tenía (unos cientos y de todos los estilos imaginables) y al final nos decidimos por uno hecho por su hijo, que era pintor y que también nos acompañaba. Resulta que precisamente ese cuadro estaba reservado, pero pensamos que era el típico truco marroquí para subir el precio. Estuvimos insistiendo y al final y después de una discusión padre-hijo decidieron vendernos el cuadro. Acordamos un precio y pensamos en volver al día siguiente para comprarlo, pero al final dimos media vuelta y decidimos adquirirlo en ese momento.

Mientras esperábamos que nos lo envolvieran aparecieron un grupo de franceses reclamando ese mismo cuadro. Resulta que sí que era verdad que estaba reservado, pero el vendedor les comentó que si no dejan señal aquí no hay reserva que valga.. Pasamos un pequeño mal rato, pero al final pudimos salir de la galería con nuestro pequeño tesoro debajo del brazo.

Pero la historia no acaba ahí. En el avión de vuelta de Marruecos, y después de que el cuadro pasara por Rabat y Casablanca, nos subimos en el coche y cuando ya casi estábamos llevando a casa recordamos que lo habíamos olvidado en el avión. De vuelta al aeropuerto y después de pasar algún control policial a la inversa, pude recuperar el cuadro..

Hoy, después de casi un mes, ya está en casa, enmarcado y colocado. Aquí lo tenéis, un cuadro con historia! Y por cierto, ¿os gusta?

Entradas relacionadas:

Último post anticrisis del 2008

Cada vez queda menos de 2008 y antes de que empiece 2009, quiero dar algunos consejillos anticrisis por si os viene el hambre por Barcelona y no queréis ir a uno de esos sitios tipicos (Pans, Macdo, Bking, etc.) en los que no sales satisfecho ni en el precio ni en el producto. Creo que 2009 no va a ser tan malo como dicen, pero no esta de mas tener en cuenta unos cuantos sitios baratillos para cenar básicamente a base de bocadillos y ensaladas (y con lo que te has ahorrado le compras un regalo a tu madre por ejemplo!). Ahí van las recomendaciones!

Restaurant El Guixot (Carrer de la Riereta, 8 – 93 329 95 53): En este restaurante cerca de la Rambla del Raval sirven bocadillos de lo mas originales y crepes dulces y saladas buenísimas (a mi me puede la que lleva dulce de leche..). Siempre esta lleno, pero si esperas un poco siempre te acaban haciendo un huequecito. Eso si, no pretendas charlar porque es un bar con mucho ruido ambiental.

Cafetería Sandwitcheria El Atlas (Rambla del Raval, 30): Restaurante de bocadillos típicos del norte de Marruecos. Para llevar o para comer allí mismo (dentro es como si estuvieras en Tanger). La mejor definición de estos bocadillos me la dio un día Luis cuando le llevé allí. Son “platos combinados entre dos panes”. Los bocadillos que pueden ser de carne, pollo, carne picada, etc. llevan todo tipo de ensaladas, incluso patatas fritas. Buenísimos!!

Can Conesa (Carrer de la Llibreteria, 1): En la yema del huevo de Barcelona (plaza Sant Jaume) podemos encontrar este bar que nos puede sacar de un buen apuro con sus bocadillos. Siempre me preguntaba qué hacían tantos guiris haciendo cola en ese bar cutre. La razón es que tienen la buena costumbre de pasar todo por la plancha, y el resultado son unos bocadillos buenísimos! Aquí uno no se puede sentar dentro (suele estar atestado) y a pesar de la cola de la calle os recomiendo que esperéis (avanza rápido).

Madame Jasmine (Rambla del Raval, 22 delante del gato de Botero – 607 880 443): Pese a todo lo anterior, este es el que mejores bocadillos tiene (aunque me quedo con las ensaladas del Guixot). Muy difícil (sino imposible) encontrar sitio para mucha gente, pero si se tiene un poco de paciencia 2 o 4 personas pueden entrar rápido. Lo dicho, los mejores bocadillos (se aceptan apuestas, si lo probáis y conocéis alguno mejor os devuelvo la diferencia).

Pues ya sabeis donde acudir si os da un apreton de hambre por el centro de Barcelona. Espero que os gusten las recomendaciones!

Entradas relacionadas:

Uganda is not Spain