Curiosidades geográficas(II): Historia de Kaliningrado

En el anterior post os hablé de Kaliningrado, anteriormente conocida como Köningsberg, una curiosa región rusa en medio de Europa con un futuro bastante esperanzador y una historia mucho más interesante de lo que podamos creer a primera vista.

La región fue cristianizada en el siglo XIII por los caballeros Teutónicos, un orden eclesiástica de monjes soldados. Desde el norte de Polonia lanzaron una cruenta cruzada (mucho menos conocida que la de tierra santa), cristianizando a las tribus bálticas (entre ellas a los Prusianos). Durante estas batallas fundaron fuertes a lo largo de los ríos que posteriormente se convertirían en las ciudades de Thron, Marienburg, Elbing o Köningsberg. Posteriormente, debido a la migración en la región llevada a cabo por los alemanes desde el siglo XIV, se crea una nueva identidad “pruso-alemana”.

A principios del siglo XVI, la ciudad de Köningsberg, residencia de la orden Teutónica, se convierte en un polo de difusión de la Reforma y de las ideas humanistas, gracias en gran parte a su universidad recientemente fundada.

Debido a las herencias dinásticas, el estado prusiano pasa a manos de la familia de los Hohenzollern que también reinan en Brandenburgo, formando una auténtica potencia europea. Desde el siglo XIX las ideas liberales influenciadas por la filosofia de Kant -nativo de Köningsberg- se expanden por toda europa: fin de la esclavitud, libertad de trabajo, reforma del sistema educativo, etc.

Finalmente, en 1871 y tras lograr la unidad de Alemania, la región de la Prusia Oriental (con capital en Köningsberg) se encuentra unida al resto del estado alemán –ver primer mapa-. La unidad geográfica no duraría demasiado, ya que después de la primera guerra mundial y la creación del nuevo estado polaco, la región vuelve a estar separa del resto del territorio alemán –ver segundo mapa-. Este pretexto seria utilizado por el nuevo estado nazi para declarar la invasión de Polonia e iniciar la segunda guerra mundial, que llevaría a Köningsberg a quedar bajo administración soviética tras los tratados de Yalta (1944) y Postdam (1945) y a ser rebautizada con el nombre actual de Kaliningrado en honor a Kalilin, presidente del Soviet Supremo hasta 1946.

Como véis, Kaliningrado una ciudad históricamente mucho más alemana que rusa -desde hace solo 60 años- y con una historia bastante agitada y de una importancia vital para el desarrollo de la historia europea en el siglo XX, así como de gran importancia por ser cuna de las ideas liberales de Kant.

Entradas relacionadas:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *