Gran comentario sobre el antitour

Unos post más atrás comentamos la alocada idea de recorrer pueblos más feos de Cataluña, más conocido como el “antitour”. Cuando le cuento esto a la gente me mira raro, pero yo no tengo la culpa de que me gusten las curiosidades geográficas, tener atlas en el lavabo y programar.. uno nació friki y ya no tiene remedio (interesante debate para un futuro post, ¿el friki nace o se hace?).

En todo caso parece que por la blogosfera anda mucho friki suelto que va dejando grandes comentarios. En este caso con un comentario de Diego Gonzalez con el que me estuve riendo 10 minutos seguidos. Recomiendo especialmente su blog “Fronteras” para los amantes de la geografía (que los hay!).

Ahí va ese magnífico comentario:

Hola, soy nuevo por aquí, pero este tema me ha fascinado. Por mi currele viajo mucho y muy a menudo, me conozco todos los menús del día entre Torredembarra y Blanes, y casi todos los pueblos de la provincia de Barcelona. Mis cinco más feos, pero feos como pegarle a un padre con un calcetín, feos de solemnidad, feos de estar prohibidos por la Convención de Ginebra, son los siguientes:

5.- Abrera, junto a Martorell. Además del paisaje (hasta la iglesia es fea, joer), el paisanaje. Hay más coches tuneados que en Castefa en un día malo.

4.- Castellbisbal, también en la A-2, verdadero cordón umbilical de la fealdad. 10.000 habitantes y catorce polígonos industriales lo explican todo.

3.- Arenys de Munt, como Arenys de Mar pero en feo, que ya es decir.

2.- Sant Pere de Riudebitlles: Pequeño, feo, miserable, aburrido y en el culo del mundo. ¿Se puede pedir más?

1.- Ódena. Es el hermano deforme de Igualada, el muñón industrial igualadino, un pedazo de quiero y no puedo, aburrido como un discurso de navidad del rey, feo como insultar a una madre delante de sus hijos, polvoriento y triste. Tiene un aeródromo, pero hasta eso es feo, y la carretera que lleva a él está hecha polvo.

Cabe mencionar también a otros merecidísimos candidatos al premio barcelonés de fealdad, como Mollet del Vallés, Palau Solitá y Plegamans, Llinars del Valles y sus vecinos Granollers y Canovelles, Lliçá d’Amunt y de Vall, casi todos los pueblos de la A-2 entre Barcelona y Lérida, y, especialmente, La Junquera. Nunca a una sucesión de puticlubes le habían dado la categoría de pueblo.

Sobretodo recomiendo mucho humor y que no se enfaden los aludidos. Yo vivo delante de uno de los pisos más feos de Barcelona y sigo vivo! A las pruebas me remito..

Entradas relacionadas:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *