La Raclette y los estándares

He dedicado un par de tardes a tratar de encontrar un cable para conectar mi Raclette a la corriente, ya que con la mudanza se me había perdido. El tiempo pasaba y la Raclette del domingo se acercaba, y por más tiendas y servicios técnicos que visitaba, nadie tenia el cable, y si lo quería tenía que esperar 10 días.

Con este panorama y visto que no tenía una máquina del tiempo a mano (lástima), decidí hacer un poco de bricomanía y fabricarme mi propio cable para conectar la Raclette. El proceso ha sido sencillo, ya que se trata del típico enchufe que utilizan los ordenadores de sobremesa. Pero tal como podéis ver en la foto, a Tefal no se le ha ocurrido nada mejor que poner una mueca que impide que se utilicen esos cables que venden en cualquier sitio por menos de 5 €.

Al final he tenido que coger uno de eso cables y hacerle una mueca con el cuchillo. La verdad es que ha sido una solución bastante arcaica pero útil! Funciona y ya puedo celebrar la Raclette del domingo sin problemas. Aquí el resultado:

Ahora llega la reflexión.. ¿tanto le costaba al señor Tefal utilizar la conexión estándar? No le veo ningún sentido, ni económico (seguramente ganaran 2 duros vendiendo esos cables a los 4 despistados que lo hemos perdido alguna vez), ni práctico. ¿Alguna idea?

Entradas relacionadas:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *