Problemas habituales de las opiniones en internet

En mi opinión una de las funciones más importantes de Internet es la capacidad de los usuarios para tener opiniones reales de otros usuarios sobre los productos más variopintos: tecnología, hoteles, restaurantes, espectáculos, etc. En un principio el concepto es muy novedoso, antes de ir a cenar a algún lugar miramos por Internet y nos aseguramos que no nos van a dar gato por liebre.

El problema es que el concepto empieza a tener fisuras cuando nos damos cuenta de que ciertas webs siempre tienen opiniones super-positivas y después cuando nos llevamos un fiasco nos ponemos a la defensiva con las opiniones que encontramos por la red. Un caso concreto en este sentido es Atrapalo, una empresa que planteó las opiniones de los usuarios como novedad en su funcionamiento, pero mi experiencia personal ha sido nefasta. Espectáculos humorísticos que por la opinión de los usuarios eran poco menos que los monólogos de Buenafuente en sus buenos tiempos y que resultaban ser un absoluto fiasco. Restaurantes con baja relación calidad-precio elevados a la categoría de Maxim’s a precio de McDonals. Al final uno no sabe de quién fiarse.

Una técnica que funcionaba bastante bien en estos casos era la de mirar las peores opiniones ya que solían ser las más realistas y acertadas.

Otro caso parecido es el de las casas rurales, que suelen tener maravillosas opiniones y muy pocas quejas. Supongo que es debido a que al haber un contacto tan personal con los dueños de las casas a uno “le sabe mal” poner una opinión negativa que pueda hacer que dicha casa pierda clientes. A mi me ha pasado un caso parecido y me pareció más conveniente enviar un mail con todas aquellas situaciones que no me gustaron demasiado antes de publicar nada en Internet. De dicho mail (escrito con educación y cordialidad) no he obtenido repuesta y es aquí donde me planteo el publicar mi mala experiencia en Internet. No quisiera perjudicar a este negocio pero no encuentro demasiado profesional que ni siquiera hayan considerado mi opinión, así que por el bien de las opiniones (y para cumplir con el ejemplo) publicaré la opinión que me suscitó la casa (en este caso negativa).

Un concepto bastante novedoso que empieza a aflorar en bastantes webs, que es el poder replicar una opinión por parte del afectado. Considero que si alguien se esfuerza en rebatir una crítica con argumentos válidos tiene mi total confianza y supongo que apostaré por ese local.

Por último me gustaría comentar que hay blogs especializados en opiniones (sobretodos de restaurantes) en los que aparte de la información concreta de la opinión se suelen adjuntar imágenes, precios y más información que en una simple frase diciendo “Muy bueno, repetiré”. Si tenéis la suerte de tener el mismo gusto que el bloguer, estáis de suerte!

Entradas relacionadas:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *